Cómo optimizar la gestión de stock. El Período Medio de Maduración.

El Período Medio de Maduración es un indicador de gestión que todo Director Financiero debe manejar. Sabemos que la gestión de stock es uno de los puntos críticos en la gestión financiera de la empresa. En nuestra entrada de hace unas semanas Cosas que el Director Financiero tiene que decidir respecto al Activo Corriente, decíamos que, entre otras acciones, la Dirección Financiera debía de tomar decisiones al respecto de las existencias.

Concretamente, para una correcta gestión de stock, referíamos que el Director Financiero debe estar alerta. Debe vigilar que se produzca una adecuada rotación de éstas, ya que, si un producto que está en almacén no se vende, pueden pasar varias cosas:

  1. Ocupa espacio, y el espacio nos cuesta dinero.
  2. Se queda obsoleto, se pasa de moda y baja su valor. Esto nos cuesta dinero.
  3. Se puede deteriorar, y el deterioro también nos cuesta dinero.
  4. Es un dinero en forma de producto que tenemos improductivo, y la improductividad nos cuesta dinero.
  5. Nos genera un gasto de gestión al precisar un control de almacén, y por supuesto, esto también nos cuesta dinero.

¿A qué nos referimos cuando decimos una adecuada rotación de estas? ¿Eso cómo se mide?  Se mide con un indicador que es el Período Medio de Maduración.

Gestión de Stock: ¿Qué es el Período Medio de Maduración?

El Período Medio de Maduración es número de días que trascurren desde que pago por una mercancía al proveedor hasta que cobro por el producto terminado al cliente. Este indicador dependerá tanto del sector en que nos encontremos como de la estructura financiera de la empresa.

Respondiendo a nuestra pregunta de cómo optimizar la gestión de stock, hay que indicar que el Período Medio de Maduración debe ser lo más bajo posible, ya que indicaría que no tengo excesiva necesidad de financiación.

Como hemos dicho, dependerá del sector en que nos encontremos, (productivo, comercial o servicios). Para realizar un análisis lo más certero posible, tendremos que realizar un seguimiento muy cercano por todos y cada uno de los conceptos en que se subdivide nuestro proceso de producción.

El Período Medio de Maduración se divide en  cinco subperíodos:

P1 : Período Medio de Maduración de Materias Primas:

Es el número de días que trascurre desde que las materias primas entran en el almacén hasta que salen a la siguiente fase del proceso productivo. Para calcularlo, utilizamos el consumo de materias primas del período, el stock medio de ese período y el nº de días que estamos considerando:

Por ejemplo, si una empresa consume en un año 5.000 euros de materias primas, y su stock medio (media aritmética entre existencias iniciales y existencias finales), es 1000 unidades, su PMM de materias primas sería de 73 días (1000×365/5.000).

P2: Período Medio de Maduración de Productos en Curso:

Es el número de días que trascurre desde que recibimos la materia prima hasta que realizamos el producto terminado. De igual manera que para las materias primas, para calcularlo, utilizamos el consumo de productos en curso del período, el stock medio de ese período y el nº de días que estamos considerando.

P3: Período Medio de Maduración de Productos Terminados:

Es el número de días que trascurre desde que recibimos el producto terminado hasta que lo vendemos. De igual manera que para las materias primas, para calcularlo, utilizamos el consumo de productos terminados, el stock medio de ese período y el nº de días que estamos considerando.

P4: Período de cobro de Clientes:

Es el número de días que trascurre desde que vendemos el producto hasta que lo cobramos. Para calcularlo, utilizamos las Ventas del período, ( IVA incluido), el saldo medio de clientes y el nº de días del período que estamos considerando.

Por ejemplo, si una empresa vende a un tipo general del 21% y en un año un total de 242.000 euros, y su saldo medio de clientes (media aritmética entre saldo inicial y saldo final), es 24.000 unidades, su Período de Cobro a Clientes sería de 36 días (24.000 x 365/242.000).

P5: Período de Pago a Proveedores:

Es el número de días que trascurre desde que compramos cualquier elemento incorporado al proceso productivo (materia prima, producto semiterminado o producto terminado) hasta que se lo pagamos al proveedor.

De manera análoga al cobro de clientes, para calcularlo, utilizamos las compras del período, ( IVA incluido), el saldo medio de proveedores y el nº de días del período que estamos considerando.

Por ejemplo, si una empresa compra a un tipo general del 21% y en un año, un total de 70.000 euros, y su saldo medio de proveedores (media aritmética entre saldo inicial y saldo final), es 14.000 unidades, su Período de Pago a Proveedores sería de 73 días (14.000 x 365/70.000).

El Período Medio de Maduración sería el siguiente sumatorio e indicaría el número de días para el que debo de encontrar financiación:

Período Medio de Maduración: P1+ P2+ P3 + P4 – P5

Vemos que el Período de Pago a Proveedores iría restando ya que es financiación de la empresa, por lo que reduce mi necesidad de financiación.

Para concluir, señalar que si el sector al que nos dedicamos, es el sector comercial donde no intervienen ni materias primas ni productos en curso, prescindiremos de P1 y P2.

Si el sector al que nos dedicamos, es el sector servicios donde no intervienen productos terminados, prescindiremos de P1 y P2 y P3.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *