La política de dividendos es la forma en que una empresa recompensa a sus accionistas. Los accionistas, a cambio de invertir dinero en una empresa, exigen una remuneración.  Esta remuneración se denomina dividendo.

La política de dividendos de una empresa también establece qué parte de los beneficios se van a repartir y qué parte de los beneficios van a permanecer en la empresa en forma de reservas. Por lo tanto, una vez que la empresa cierra su ejercicio económico y determina su beneficio, debe decidir:

  1. Lo que permanece en la empresa y que servirá para financiar la actividad.
  2. Lo que se reparte en forma de dividendo.

Esta decisión se adopta en la Junta General de Accionistas una vez que se han cerrado las Cuentas Anuales.

Cuándo aplica la Política de Dividendos

La política de Dividendos debe establecer cuándo se cobran estos dividendos. No es necesario que se cierre el ejercicio económico para poder repartir un dividendo. Es posible que al término del año, y en función del resultado previsional de la empresa, ésta pueda repartir un dividendo a cuenta.

El dividendo a cuenta es un anticipo del dividendo. Una vez se cierre el ejercicio fical,  cerradas las cuentas anuales y ya conociendo  el beneficio obtenido, la empresa puede pagar un dividendo complementario.

Cómo aplica la Política de Dividendos

La parte del beneficio de la empresa que se reparte vía dividendo entre entre los accionistas se denomina Pay-Out.  El Pay-Out se reparte en función del número de acciones que cada accionista tenga de la empresa.

Por ejemplo, si una empresa dispone de 1.000 acciones,  obtiene un beneficio de 100.000 euros, y su Pay-Out es del 40%, significa que va a repartir 40.000 euros entre sus accionistas, es decir, 40 euros por acción.

Hay tres maneras de establecer el Pay-Out:

  1. Puede ser un % que varíe en función del beneficio de cada año. Es decir, que años con un beneficio mayor, el Pay-Out sea mayor. De esta manera el accionista obtendrá un mejor dividendo cuando el beneficio sea mayor.
  2. Puede establecerse un % fijo del Beneficio. Es decir, que el accionista cobre su dividendo independientemente del  importe final del Beneficio obtenido, de tal manera que los años de menores beneficios un porcentaje mayor de los mismos se reparte entre los accionistas.
  3. Por último, hay casos en que la empresa puede fijar una cantidad fija de dividendo por acción, independientemente del número de acciones y los beneficios obtenidos.

El PER ( Price Earning Ratio)

Para empresas que cotizan en Bolsa, se suele utilizar el PER. El PER es un indicador sobre la rentabilidad de las inversiones, en nuestro caso de las acciones de la empresa. Se utiliza, como hemos dicho, para el caso de empresas cotizadas e indica el número de veces que el beneficio está contenido en el precio de la acción, la fórmula es:

PER: Precio de la acción/ Beneficio por acción

El PER nos sirve para saber cómo de cara o barata está una acción. Si el precio de la acción está muy alto o el beneficio está bajo, el PER será alto. Entonces diremos que la acción está cara.

Si, por el contrario, la acción ofrece un beneficio alto siendo su precio bajo, diremos que la acción está barata.

Por lo tanto, si somos inversores y nos dedicamos a la Bolsa, utilizaremos el PER como medida. El PER nos informa sobre si debemos comprar o no una acción en función de su precio.

Un saludo