En un entorno tan cambiante y sometido a tanta incertidumbre, nuestras empresas necesitan disponer de una hoja de ruta que nos deje bien claro hacia dónde nos queremos dirigir.

Para ello vamos a utilizar el Cuadro de Mando Integral y la Planificación Financiera. Para precisar cómo vamos a competir ( Estrategia) y trasladarlo a nuestra finanzas, nos facilitará la toma de decisiones y nos allanará el camino hacia nuestros objetivos.

Este fin de semana he compartido con mis alumnos del Master de Dirección Financiera de ESESA las bondades y mis experiencias con el Cuadro de Mando Integral y la Planificación Financiera.

CMI ESESA

¿Tienes claro cuales son tus objetivos y cómo medirlos?

Un Cuadro de Mando Integral no es solamente un conjunto de indicadores agrupados por departamentos. Va más allá de un Cuadro de Mando Financiero. Es la manifestación de cómo se despliega la estrategia a lo largo y ancho de nuestra empresa.  Es el panel de control para medir cómo los objetivos estratégicos están catapultando a la empresa a alcanzar su visión y su propósito en el mercado.

El Cuadro de Mando Integral y la Planificación Financiera surge como técnica de gestión. Sirve para ayudar a las organizaciones a transformar su estrategia en objetivos operativos, medibles y relacionados entre sí, facilitando que los recursos se encuentren estratégicamente alineados.

Disponer de un sólido sistema de control y seguimiento de nuestros objetivos tiene unas ventajas añadidas a la ya comentada de focalizar la empresa hacia su propósito:

  1. Comunica y asiente la estrategia a lo largo de toda la organización.
  2. Alinear objetivos personales y departamentales.
  3. Informa a la alta gerencia sobre cómo avanza la organización en la gestión y logro de los objetivos.
  4. Vincula los objetivos estratégicos con el presupuesto y el Plan Financiero

Cuando una empresa o un emprendedor me ha pedido ayuda en el plano económico y financiero, y a lo largo de los proyectos donde he podido trabajar, siempre he insistido en la necesidad de saber hacia dónde va la empresa antes de afrontar la planificación financiera.

¿Por qué la necesidad de medir?

Los objetivos financieros son muy importantes, son estratégicos, y deben estar alineados con los objetivos del resto de la organización, áreas, líneas de negocio, departamentos, o como quiera que se organice la empresa. El Cuadro de Mando Integral y la Planificación Financiera nos aseguran que estamos dedicando nuestros esfuerzos de manera organizada y coherente.

Una vez ya disponemos de los objetivos financieros, sus indicadores y métricas, los trasladamos a nuestro modelo de planificación financiera. Aquí ya podremos plantear nuestra hipótesis y ver cómo la empresa va a generar valor para sus accionistas y promotores, siempre alineados con la estrategia.

A partir de este momento, ya podemos poner en marcha nuestro sistema de control de gestión para realizar el seguimiento, analizar los resultados y corregir desviaciones.

Si necesitas más información estamos aquí  para ayudarte